EDICIÓN: Junio - Agosto '07

LA REINA DEL BIKINI DE SALINAS








Janne Heegaard es conocida por su línea de bikinis sexys, divertidos e individualmente diseñados, y por la forma tan original en que comenzó a venderlos.
Janne empezó a hacer ropa mucho antes que la mayoría aprendemos a hilar una aguja. A la tierna edad de tres años ya diseñaba para sus muñecas y peluches. De niña también se hacía sus propios atuendos ya que no le gustaba la ropa de las tiendas. Janne encontró su vocación en la escuela, cosiendo bajos de pantalón de campana para todos sus amigos. Su talento fue reconocido y pronto pudo ganarse bien la vida con su máquina de coser.














Janne vino a Ibiza por primera vez en 1968. Ni siquiera sabía dónde estaba sobre el mapa, pero un chico le dijo que “tomara el ferry desde Alicante”. Recuerda que era la única persona rubia sobre el barco, y cómo la gente la trataba como a la realeza porque nunca habían visto una rubia, le ofrecían chuletas y platos de almejas.

Esta rubia danesa pronto encontró trabajo bailando en Lola’s por 200 pesetas (1,20 €) la noche. Así conoció a su marido, Robin, un músico que también actuaba en el local. Dos meses después de conocerse se casaron – una decisión espontánea que resultó ser la correcta. Robin y Janne aún siguen casados, y tienen una hija, Jasmine, que nació en 1985.

La ciudad de Ibiza en los años 70 pertenecía a los autóctonos. La mayoría de los turistas que venían a la isla en viajes organizados no se atrevían a subir a Dalt Vila, así que se apuntaban a visitas guiadas para “ir a ver a los hippies”. Janne solía ponerse flores en el pelo y posar para los fotógrafos en la ciudad antigua.








Los turistas pagaban 20 pesetas (0,12 E) por una foto con una “hippy de verdad”. Sus ingresos importantes en estos tiempos sin embargo provenían de un trabajo de bailarina en el club Playboy de San Antonio. Janne bailaba de noche hasta las 4 de la mañana, y cuando no bailaba hacía bikinis. Durante el día los vendía en la playa de Las Salinas. ¡Por lo visto nunca dormía!















Janne puede haber sido una de las creadoras del tanga, que muchos creen que viene de Brasil. Hizo su primer tanga para un personaje llamado Juan Carlos que solía arremangarse los calzoncillos para ponerse morenas las nalgas. Janne le diseñó un modelo, y la moda enseguida se extendió. Juan Carlos fue a Río de Janeiro en 1972 y presumió de tanga en la playa de Copacabana, pero sorprendentemente a los brasileños no les hizo mucha gracia. Fue arrestado y metido en la cárcel. Si vas a la misma playa hoy en día, te costará encontrar a alguien que NO lleve tanga.








Janne también hizo historia consiguiendo un permiso exclusivo del dueño de Salinas para vender en las playas de Las Salinas y Es Cavallet.

Después se fue a Formentera, donde andaba entre 8 y 10 km. al día con los bikinis bajo el brazo – unos 14 kilos de peso. Dice que le gustaba porque el ejercicio le mantenía en forma, especialmente el trasero, y que ahora lo más que anda es alrededor de la mesa buscando las tijeras.

La entrevistadora puede aseguraros que Janne aún tiene un trasero impresionante.