EDICIÓN: Agosto - Septiembre '06

JARDINERÍA: COMPOSTAJE





“Nada se pierde, nada se crea, todo se transforma.”

(Lavoisier – Químico, S.XVIII)

















El compostaje transforma de forma acelerada lo que la Naturaleza hace en su ciclo normal.

La primera fase es el triturado: cuanto más fino, más rápido se descompone. Pero los trozos más gruesos facilitan la oxigenación del compost.

La humedad es importante, pero demasiada agua produce malos olores y poca agua, los microorganismos no pueden actuar.







La temperatura al principio (70º) se consigue a través de la fermentación, eliminando todos los elementos patógenos y las semillas. La temperatura al final del proceso será de 35-40º controlando la oxigenación y la humedad mediante el riego.




Se necesita cuatro meses mínimo de fermentación y un cribado final.

Un compost de material leñoso se descompone lentamente y produce mucha cantidad de humus, pero libera menos elementos nutrientes que un compost de materias herbáceas y hojas.








El compost equilibrado estará formado de mitad material leñoso y mitad material herbáceo.






Un Consejo de Fernando Jiménez