EDICIÓN 89: Junio - Agosto 2018

El futuro de la vida urbana

Por Jerry Brownstein
Un nuevo barrio se está construyendo cerca de Ámsterdam con un diseño innovador que tiene el potencial de cambiar la manera en que vivimos. Será el primer Pueblo ReGen – un nuevo tipo de comunidad que es plenamente auto-abastecedora, cultivando sus propios alimentos, generando su propia energía, y procesando sus propios residuos en un círculo cerrado. El pueblo será integrado con su propio sistema agrícola. Algunas de las cosechas se cultivarán en el suelo, pero gran parte de los alimentos se producirán en granjas verticales de alta tecnología, utilizando los métodos más avanzados. Éstos incluyen una combinación de aeroponía, acuaponía, permacultura, bosques comestibles y agricultura ecológica de alto rendimiento. La aeroponía es una técnica de cultivo en la que las raíces de la planta cuelgan en el aire y reciben sus nutrientes a través de una solución nutritiva que se pulveriza finamente sobre ellas. Los alimentos de la acuaponía se cultivan en agua y son nutridos por medio de desechos procedentes de peces criados en una piscifactoría que sostienen estas plantas hidropónicas. Es un sistema auto-sostenible ya que las plantas purifican y limpian el agua permitiendo su uso continuado.

El pueblo cultivará muchos más alimentos que una granja tradicional de las mismas dimensiones a la vez que utilizará muchos menos recursos. La acuaponía, por ejemplo, puede producir 10 veces más cosecha que la agricultura tradicional en los mismos metros de tierra; sin embargo, utiliza un 90% menos de agua. Un sistema de permacultura reciclará la mayor cantidad posible de los desechos del pueblo. La basura orgánica de cada casa servirá para hacer compost que alimentará al ganado y a las moscas soldado. Las moscas soldado alimentarán a los peces y los desechos de los peces fertilizarán el sistema de acuacultura que abastecerá la fruta y la verdura para los hogares. Los jardines estacionales serán fertilizados por los desechos del ganado. «Anticipamos producir toneladas de alimentos ecológicos en abundancia cada año, que pueden ser cultivados en los sistemas de jardines verticales como complemento a la agricultura estacional», afirma James Ehrlich, el director ejecutivo de la empresa californiana ReGen Villages, y el diseñador del proyecto, que también gestionará la granja.

La comunidad producirá su propia energía, utilizando una mezcla de fuerzas geotérmicas, solares, solar térmicas, eólicas y de biomasa. Según Ehrlich, «He aquí unas tecnologías muy interesantes para mantener la biomasa de huella pequeña utilizando los residuos agrícolas para crear una fuente de energía continua. Es una alternativa sostenible que tiene el potencial de producir energía para comunidades como esta en el norte de Europa… incluso en pleno invierno». Una red inteligente distribuirá esta energía eficazmente a los hogares a la vez que la envía a una cochera para cargar vehículos eléctricos comunales. Una central de biogás convertirá cualquier desecho doméstico no compostable en energía y agua. Un sistema de almacenaje de aguas recogerá el agua de lluvia y agua gris (la que se recupera de los lavabos, duchas, bañeras y lavavajillas) para redistribuirla a los jardines estacionales y el sistema acuapónico.

Está previsto que este proyecto revolucionario esté acabado este año, estrenándose como la primera en una red de comunidades similares que ReGen planea construir alrededor del mundo. La compañía ya tiene proyectos planificados para Suecia, Noruega, Dinamarca y Alemania. Cuando estén ya en funcionamiento, necesitarán expandir a otras zonas. «Tenemos la esperanza de ser la Tesla de los eco-pueblos» comenta Ehrlich. «Ver el futuro y hacerlo realidad ya». •