EDICIÓN: Octubre - Noviembre '05

TIRAR BASURA EN LA NATURALEZA





Ibiza es una isla hermosa con un ecosistema único. Cada año miles de turistas llegan a las Baleares para disfrutar de las playas maravillosas y de la naturaleza impresionante, y para muchos, Ibiza se ha convertido en su patria adoptiva. Sin embargo, seamos sinceros: ¿Quién aún no ha dado un paseo por la playa sin encontrar incontables colillas u otros residuos en la arena o el mar? ¿O bien no ha visto, al pasear tranquilamente por el campo, bolsas de plástico revoloteando en los árboles o latas oxidadas tiradas por allá?

Cada año el Consell Insular así como muchos colectivos privados y voluntarios, como p.e. Green Heart, organizan limpiezas de playas o de la naturaleza. En la mayoría de las playas se han colocado carteles indicando “Mantenga limpio el medio ambiente“, y también hay contenedores de basura que saltan a la vista. Pero no obstante se puede notar muy a menudo que mucha gente descuidada deja tirada su basura por ahí.
Aquí algunos ejemplos de los residuos más comunes, cuánto tiempo necesitan para descomponerse y el efecto que causan en el medio ambiente:










- Un periódico necesita 6 semanas y es biodegradable.
- La cáscara de un plátano necesita 2 meses y es biodegradable.

Materias que no son biodegradables (los residuos sí pueden descomponerse pero no son absorbidos por la naturaleza ni pueden ser restituidos), p.e.:
- Una lata de conservas necesita un tiempo de descomposición de 50 años y no es biodegradable.
- Una lata de aluminio necesita un tiempo de descomposición de 200 años y no es biodegradable.
- Una bolsa de plástico necesita un tiempo de descomposición de 300 años y no es biodegradable.
- Una botella de plástico necesita un tiempo de descomposición de 450 años y no es biodegradable.
- Una colilla necesita un tiempo de descomposición de unos 50 años, contamina aprox. 50 ltr. de aguas subterraneas y no es biodegradable. Si uno la tira sin cuidado, puede causar incendios forestales en veranos secos y calurosos. También es altamente tóxica y puede resultar mortal para un niño pequeño que la encuentre y se la mete en la boca.
















No cuesta mucho recoger su propia basura para depositarla en el contenedor más cercano. Sin embargo tiene un efecto muy positivo para nuestro entorno.
De esta manera, también los que vienen después de nosotros, podrán disfrutar de la belleza de estos sitios.