EDICIÓN: Junio - agosto 2014

Medicina energÉtica

Texto: Jerry Brownstein




Una reciente conferencia médica internacional supuso una buena muestra de que la aceptación de la Medicina Energética por parte de médicos convencionales ha alcanzado un punto de inflexión crítico. En la reunión de este año del Instituto de Medicina Funcional, el tema principal fue iluminar el Espectro Energético, y se ofrecieron talleres abarcando una amplia gama de técnicas energéticas distintas: Reiki, Reconexión, Toque Cuántico, Medicina Energética Eden y muchas otras. Esto habría resultado inimaginable hace tan solo unos años, y muestra la rapidez con la que estas nuevas formas de sanar están abriéndose camino en la medicina moderna convencional. El Dr. Norman Shealy, un neurocirujano reconocido internacionalmente, lo resume así: «La Medicina Energética es el futuro de la medicina en sí».

Así pues, ¿qué es la Medicina Energética y cómo podrá su aceptación cambiar nuestras vidas? Existen más de 60 tipos distintos de técnicas de sanación energética – algunas que utilizan las manos y otras que no. Todas ellas se basan en la comprensión de que los cambios en el campo energético del cuerpo tienen enorme efecto en nuestra salud y bienestar. El campo energético humano (conocido también como el biocampo) está compuesto de canales energéticos (meridianos) y centros energéticos (chakras). Este sistema energético se corresponde con las diversas partes de nuestro cuerpo físico más denso: centros nerviosos, glándulas endocrinas, órganos internos, sistema circulatorio, etc… Cuando nuestras energías se bloquean o se desacompasan debido al estrés emocional o a un trauma físico, se originan problemas en las áreas relacionadas del cuerpo físico. Experimentamos síntomas de mal-estar y enfermedad…nuestro sistema inmune se debilita… somos más susceptibles de ser atacados por virus e infecciones… nuestras emociones se vuelven negativas y deprimidas. Un practicante en Medicina Energética está formado para encontrar esos bloqueos y aplicar tratamientos que están específicamente diseñados para armonizar los flujos energéticos y devolverlos a un equilibrio saludable.





Uno de los ponentes en la reciente conferencia médica fue Donna Eden, pionera en este campo, y fundadora de la Medicina Energética Eden. Ella señaló que la creciente aceptación de la Medicina Energética es especialmente importante en el mundo actual. Según la Sra. Eden, «nuestros cuerpos no han tenido el tiempo suficiente para adaptarse a los rápidos cambios en nuestros estilos de vida que han creado el estrés de la vida moderna, incluyendo la exposición a las ondas electromagnéticas producidas por las nuevas tecnologías. La Medicina Energética enseña a la gente técnicas que restauran las energías que se han visto debilitadas, perturbadas o desequilibradas».

La medicina occidental ha sido lenta en su aceptación de que estas energías sutiles puedan ser utilizadas para la sanación, pero otras culturas llevan siglos trabajando con ellas. Los sanadores tribales indígenas, el sistema Ayurveda indio y la medicina tradicional china trabajan todas directamente con el cuerpo como sistema de energía. Uno de los primeros métodos de sanación tradicional que ha sido aceptado en Occidente es la acupuntura, que utiliza pequeñas agujas para estimular áreas específicas de la piel llamadas puntos de acupuntura. Existen al menos 360 de estos puntos a lo largo de los meridianos energéticos, y cuando se activan envían energía sanadora al área afectada. Durante mucho tiempo, la medicina convencional occidental se mofó de la acupuntura, pero tras muchos años de tratamientos exitosos y numerosos estudios científicos, finalmente está siendo aceptada. Esta progresión gradual hacia una aceptación más amplia es similar a lo que está sucediendo ahora con otros métodos de sanación energética.





La búsqueda de bases científicas para la Medicina Energética ha sido el objeto de muchos estudios, y ese esfuerzo finalmente ha alcanzado un punto de inflexión. El Dr. James Oschman, en su libro “Medicina Energética: La Base Científica”, dice que ahora hay suficientes estudios de alta calidad en publicaciones científicas biomédicas reputadas como para convencer a un número creciente de médicos convencionales de que las terapias complementarias y alternativas son medicina real. El Dr. Oschman ve un futuro brillante en la sanación energética: «Cuando reviso la historia de la Medicina, existen periodos en los que las cosas se mantienen más o menos igual, y luego hay grandes momentos de avance. Creo que la llegada de la Medicina Energética supone un nuevo hito ante nosotros».
 
Tu cuerpo es un milagro. Está compuesto de más de 50 billones de células que trabajan juntas sin cesar cada minuto del día, llevando a cabo las incontables tareas que te mantienen con vida y funcionando. Esta danza cósmica está hermosamente diseñada para mantener una salud óptima y sobreponerse a cualquier tipo de enfermedad. El objetivo de la Medicina Energética es potenciar este proceso natural, despertando las poderosas cualidades sanadoras que son inherentes a los flujos energéticos de tu cuerpo. Nuestro sistema de atención sanitaria actual se centra primordialmente en la gestión de la enfermedad y en el tratamiento de los síntomas a nivel puramente físico. A medida que las terapias alternativas vayan teniendo más aceptación, veremos cómo emerge un nuevo modelo de sanación que hábilmente fusione los mejores avances tecnológicos con una comprensión de los sistemas energéticos del cuerpo.  Este enfoque integrado cambiará la visión de la medicina moderna para alejarse del tratamiento de meros síntomas y acercarse a la promoción de una salud y un bienestar naturales. •