EDICIÓN: Junio - agosto 2013

Las oportunidades del cambio

Texto: Lua Gómez Moya
esta actividad duró 20 años. Cuando la sociedad cambió, Fina emprendió una nueva aventura, siendo flexible con los tiempos y la demanda, en este caso una actividad nacida de una de sus mayores pasiones, las flores. Y continuó su trayectoria profesional en una floristería que capitaneó durante otros 20 años, tuvo un rotundo éxito, hasta que los tiempos volvieron a pedir renovación, las demandas cambiaron y como ella misma dice... «hay tantas cosas que se pueden hacer...». Y eso es absolutamente cierto... Hay tantos servicios que ofrecer, tantas posibilidades, que lo único que puede frenarnos una vez más es ese desconcertante miedo al cambio.
 

El mundo textil del que provenía Fina ha vuelto a acaparar toda su atención en una nueva etapa laboral con la cual lleva 7 años al frente de StarHome, una tienda mayorista que ofrece un servicio de venta de ropa para restaurantes, hoteles, etc... a los que, junto con su hija Cristina proveen con su propia marca. Distribuyen todo tipo de ropa de cama, mantelería, toallas, textiles en grandes cantidades, vistiendo, entre otros, las casas más lujosas de Ibiza.
 
La motivación es esencial a la hora de poner toda atención en los detalles, de esta manera el amor a su oficio y la valentía de ambas de ir hacia delante, han sido un detonante para mirar con perspectiva, encontrando así la oportunidad de ofrecer un servicio que se adapta a las demandas de sus clientes, manteniendo un stock continuo tanto en plena temporada como el resto del año.
«Los cambios traen oportunidades». Por eso Fina y Cristina han tenido a bien observar, activarse, reinventarse, tienen su propia fábrica y pronto podrán atender pedidos por internet. ¡Tienen ganas de avanzar y avanzan!
 

Según algunos estudios, una persona cambia de actividad laboral 5 o 6 veces a lo largo de su vida, buscando así respuesta a una pregunta importante, ¿Qué riesgos estoy dispuesto a correr para conseguir mi objetivo? Una reflexión que debemos despojar de toda inseguridad, para llegar a descubrir qué es aquello que disfrutamos haciendo. La pasión trae consigo la conciencia de saber qué queremos de verdad y no debemos dejar que pase de largo por no creernos capaces. Ser conscientes de nuestra “vocación apasionada” nos conduce a un cambio que como en el caso de Fina y Cristina, puede acercarnos a nuestro camino de éxito. ¿Quién no es mucho más feliz desempeñando una actividad que le apasione? •