EDICIÓN: Junio - agosto 2012

Medicina integrativa

Texto: Cat Weisweiller




Cada vez resulta más evidente que tanto la medicina farmacéutica como la natural tienen su sitio en nuestro mundo. Para recibir una introducción al conocimiento de cuándo utilizar cada una, hablamos con la doctora integrativa y amiga de ibiCASA: Dra. Marja van Engelen (Sta. Eulària).
 
Háblanos de la medicina integrativa.
La medicina integrativa es una combinación de prácticas y métodos de la medicina natural y de la medicina convencional.
 
¿Por qué combinas tú personalmente ambas metodologías?
Hay muchas maneras de ver cualquier condición. Con la formación ortodoxa que tengo, puedo entender el diagnóstico original o la forma de pensar del doctor convencional. Con mi experiencia integrativa, busco a mayor profundidad la causa de fondo del problema para ayudar a buscar una solución que sea más efectiva y duradera, y menos agresiva para el paciente.
 
¿Qué te inspiró originalmente a interesarte por la medicina integrativa?
Tras formarme como médico, trabajé en medicina interna durante dos años. Una y otra vez veía a personas que entraban en el hospital con enfermedades crónicas, se iban un par de semanas después aparentemente curadas, y volvían al cabo de un mes con el mismo trastorno. Empezó a parecerme una rutina médica muy cara y fútil en la que la gente se atasca. Se me hizo muy evidente que sin tratar la raíz de un problema – nutrición, estilo de vida y bienestar emocional – una enfermedad nunca podría sanarse del todo. Desde entonces llevo 29 años en medicina integrativa. Mi especialidad principal es la terapia ortomolecular, que utiliza sustancias naturales como vitaminas, minerales, aminoácidos y hormonas para corregir de forma natural la bioquímica del cuerpo.
 
¿Tienes pacientes que nunca utilicen la medicina convencional o farmacéutica?
Sí, muchos de ellos. Es por su propia elección. Pero desde luego que la receto en situaciones de amenaza a la vida o si un paciente lo solicita.
 


 
Para quienes no están tan familiarizados con la medicina alternativa e integrativa, ¿cuándo sería mejor que acudan a buscar intervenciones convencionales?
Para enfermedades críticas posiblemente mortales o de aparición súbita, y para emergencias que requieren una respuesta diagnóstica rápida, como el trauma severo, roturas de huesos, lesiones de cabeza importantes, dolores de pecho repentinos o palpitaciones, enfermedades pulmonares agudas como la neumonía, condiciones neurológicas severas, fiebres altas y shock anafiláctico.
 
¿Cómo puede la gente empezar a introducir la medicina integrativa o la alternativa en sus vidas?
La medicina integrativa o alternativa es tremendamente valiosa a la hora de tratar trastornos a largo plazo que o bien no pueden ser curados por la medicina convencional o bien necesitan intervención farmacéutica continua. Por ejemplo, los trastornos del sueño, el estrés y los síntomas relacionados – como el asma, el eczema, la psoriasis, la fatiga crónica, los dolores de cabeza, espalda y cuello. Algunas personas que han pasado años cargando con tales síntomas pueden recuperarse de repente y con rapidez cuando se tratan con otro enfoque.
 
Entonces, ¿por qué no se educa a los médicos en medicina integrativa?
La formación médica está en gran parte subvencionada por las farmacéuticas. Así que el currículo lo establecen ellas en gran medida, y se excluye la formación natural, herbal y nutricional. En mis seis años y medio de formación médica, sólo pasamos un día hablando de nutrición. Esto es pésimo, teniendo en cuenta el impacto que ahora ya sabemos que tiene la dieta sobre la salud.
 
¿Aún así hay cosas que agradecer a la medicina convencional?
Sí. El descubrimiento de la penicilina fue un enorme avance, así como las herramientas diagnósticas como los rayos-X y las resonancias magnéticas. Algunos procedimientos quirúrgicos especializados – sobre todo en el terreno neurológico – también merecen reconocimiento. Pero la otra cara de la moneda de estos descubrimientos es que algunos médicos han dejado de confiar en su instinto y sus habilidades personales para realizar diagnósticos, alejándoles aún más de un enfoque diagnóstico más holístico.
 
¿Qué piensas sobre los antibióticos?
Sólo los receto en algunos casos concretos o por elección explícita del paciente. No los prescribo para infecciones virales. Son útiles para tratar infecciones bacterianas severas. Excepto en casos de vida o muerte, los antibióticos sólo deberían recetarse cuando la bacteria específica ha sido identificada a través de análisis clínicos.
Si decides tomar antibióticos, es importante saber que matarán tanto a las bacterias deseables como a las no deseables. Después de tal tratamiento, es crucial restablecer el equilibrio de la flora y fauna de tus intestinos tomando probióticos. El uso prolongado de antibióticos puede causar serios trastornos de salud y afectar al sistema inmune.
 

 
¿Por qué la mayoría de los médicos convencionales no mencionan esto?
Me lo pregunto yo también.
 
Y hablando de cosas que nunca te explican, ¿por qué se nos dice siempre que hay que tomar el tratamiento completo?
Los antibióticos atacan la bacteria que causa la enfermedad. Aunque te sientas mejor, quedan residuos de la bacteria en tu sistema. Cuando detienes el tratamiento de repente, las bacterias restantes tienen la oportunidad de mutar para resistir a ese antibiótico concreto. Tan solo hay un cierto número de antibióticos disponibles para las distintas infecciones, así que te expones a ser vulnerable en caso de una nueva infección o ataque bacteriano cuando, sin saberlo, has creado una resistencia o estás infectado con una cepa resistente de esa bacteria.
 
¿Es un mito el que las intervenciones no-farmacéuticas tarden más en funcionar?
Sí. Desde luego que no tardan más en funcionar si se aborda de forma efectiva la raíz del problema. En muchos casos tratan trastornos mucho más rápido que la medicina convencional. Con la medicina no-farmacéutica, estamos buscando curar la enfermedad, no sólo suprimir los síntomas. •
 



Decidir qué enfoque elegir para gestionar tu salud es una elección muy personal. Este artículo tiene la sola intención de ofrecerte información sobre el campo de la medicina integrativa y de ninguna manera pretende alejarte de buscar un diagnóstico médico convencional.