EDICIÓN: Abril - junio 2012

LA MAGIA DE LA LUZ

Texto: Gabriela Düker Fotografías: PHRANK, Lasvit, IP44, Gabriela Düker, Qis Design, Kreon, Occhio
Ya en 1923, Le Corbusier afirmó que “una casa es habitable únicamente si está llena de luz y aire”. La luz influye en los sentimientos y el bienestar, y sólo gracias a ella podemos ver lo que nos rodea. Además, constituye una herramienta de diseño muy efectiva y casi mágica. Se necesita un concepto de iluminación adaptado a las distintas actividades que se realizan en una vivienda – leer, ver la televisión, cocinar, comer, jugar, trabajar, relajarse – para lograr que la luz cumpla con las funciones correspondientes. Por lo tanto, la planificación de la distribución de las luces debería tener la misma importancia que la elección de los muebles.
Algunos datos interesantes: Con la introducción de los LEDs (diodos emisores de luz), los conceptos “lámpara” y “luminaria” reciben una definición nueva. Coloquialmente aún se habla de bombillas, aunque el término correcto es “lámpara” (incandescente, halógena, de ahorro de energía, etc.). La lámpara es el medio emisor de luz, la luminaria la “presenta“ y la protege.
Planificando la iluminación se determina, en primer lugar, cuánta luz se necesita en cada lugar y porqué. Sólo después se eligen las lámparas y luminarias adecuadas que se ajusten tanto al gusto estético y a la decoración como a las funciones de la iluminación.


Un buen concepto de iluminación cumple con tres cometidos:
La iluminación básica, en interiores también llamada iluminación ambiental, sirve para alumbrar las áreas de trabajo y para la orientación. La iluminación básica con dimmer puede ser regulada para emitir desde una luz agradablemente difusa hasta un brillo que alumbra hasta el último rincón.
La iluminación enfocada (iluminación de acento I) dirige la luz a los espacios donde es necesaria para actividades o situaciones específicas, por ejemplo a la mesa comedor, al puesto de trabajo o al rincón de lectura. Esto se consigue enfocando la luz a la zona deseada y empleando lámparas que poseen la característica de reproducir fielmente los colores.
La iluminación atmosférica (iluminación de acento II) genera un ambiente acogedor. Los puntos de luz crean islas luminosas y escenifican el espacio acentuando colores, estructuras y objetos sin iluminar toda la estancia.

La luz natural es muy potente, influye en nuestro ánimo y cambia a lo largo del día y con las estaciones del año. La luz solar crea los ambientes más bellos cuando incide en un ángulo oblicuo y la hora de la salida y puesta del sol o la luz dorada del otoño tienen una magia especial. El color de esta luz no es un blanco puro y frío sino un blanco cálido (2700-3300 Kelvin).
Combinando varias fuentes de luz se pueden recrear ambientes lumínicos naturales y cambiantes dentro de una habitación: Proyectores de techo o de pared, luminarias de mesa o de pie, e iluminación de acento, por ejemplo con luces oblicuas que atraen la mirada a la luz y con ello a cuadros o paredes.
Muchas veces existe una sola toma de corriente en medio de la habitación y una única lámpara ilumina desde arriba. Esto hace parecer más pequeña a la estancia y, además, muchas veces la luz llega a donde menos se necesita. Si no existe otra toma de corriente, hay que echar mano del ingenio o, en último caso, de un sistema de cableado o de guías.
Una habitación iluminada uniformemente cansa la vista y crea malestar. El juego entre luces y sombras confiere gran profundidad a los espacies y realza los contornos de los objetos. Fuentes de luz instaladas a diferentes alturas estructuran el espacio y crean, a la vez, un arco de tensión entre las áreas separadas.
Cuando se realiza una reforma, un buen método es iluminar las estancias con velas para poder observar los efectos de la luz. Lo mejor es proceder de la siguiente manera: En la habitación a semioscuras, sitúese de pie o sentado en los sitios más importantes. Deje vagar su vista por la estancia e ilumine con una vela las zonas en las que sus ojos se posen automáticamente. Después ponga la habitación casi completamente a oscuras y deje que la magia de las zonas iluminadas le envuelva para decidir qué tipo de iluminación de acento sería la adecuada.


Luz y color – una alianza que crea armonía y ambientes placenteros. Los efectos estimulantes y curativos de la luz en color son extensamente conocidos. No importa si una lámpara halógena ilumina una pared en color o si la habitación es inundada de color por lámparas LED. Al elegir los colores de las paredes hay que tener en cuenta que, cuanto más oscuro e intensivo sea el tono del color, más luz absorberá. Superficies con colores claros reflejan mejor la luz y necesitan una iluminación menos intensa. Si, a pesar de haber dispuestos los proyectores de forma adecuada, no se distinguen bien los colores oscuros, el problema no será de las luminarias sino de las lámparas. Lo natural que parece un color bajo la luz de una lámpara depende de las propiedades de reproducción de color de ésta. Dicha característica se mide con el índice de reproducción cromática (Ra), siendo el valor óptimo Ra = 100 y lo mínimo para las habitaciones de una vivienda, Ra ? 80. En el caso de las lámparas de ahorro de energía y LEDs, este valor depende del fabricante aunque suele situarse entre Ra ? 80 y Ra = 90. Las lámparas  halógenas alcanzan un índice Ra de 100 y son, por lo tanto, idóneas para iluminar cuadros o paredes pintadas en color.
Es conveniente informarse sobre el funcionamiento y la estructura de los LEDs antes de comprarlos. La emisión de luz de un LED procede de fuentes luminosas muy pequeñas, y sólo mediante la instalación de mini-reflectores se consigue un ángulo de reflexión de 15 a 180 grados. Por lo tanto, la calidad de una lámpara LED depende de la estructura de la luminaria. Puesto que los LEDs tienen una vida útil larga, compensa adquirir luminarias de buena calidad para disfrutar plenamente de este nuevo concepto de iluminación.
Siga las reglas básicas para planificar la iluminación pero individualice el colorido – le sorprenderá con cuánto buen humor y bienestar impregnará la magia de las luces su vida cotidiana y su vivienda.