EDICIÓN: Agosto - Octubre 2011

HÁBITAT SALUDABLE

Texto: Amanda Pi Cunningham






}p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 10pt; font-size: 12pt; font-family: "Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; }
¿QUÉ SOLUCIONES EXISTEN?

Para esclarecer este interrogante entrevistamos a Marcos Tur Witt, de la empresa Ecodisseny, quien cuenta con un equipo multidisciplinar de arquitectos, ingenieros y paisajistas que ofrece soluciones sostenibles para el hábitat. Al parecer, el trasfondo de este sector es muy amplio, pero podríamos resumir la respuesta con los tres puntos siguientes:

La arquitectura bioclimática busca el confort de las personas y la eficiencia energética de los edificios a través de dos sistemas: pasivos y activos. Los sistemas pasivos








prescinden del uso de maquinaria y en su lugar utilizan recursos de diseño como podrían ser la orientación, la ventilación cruzada, los ventanales, los porches, los aleros, las persianas y celosías o la vegetación para regular el clima del hábitat. Un buen ejemplo bioclimático sería el patio andaluz. Los sistemas activos incorporan la domótica: dependen de tecnología punta con el objetivo de mejorar la habitabilidad.


}p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 10pt; font-size: 12pt; font-family: "Times New Roman"; }div.Section1 { page: Section1; }
La Permacultura aúna la sabiduría de los sistemas tradicionales, se inspira en la observación de los sistemas naturales e incorpora el conocimiento técnico y científico moderno. La arquitectura ecológica sólo tiene sentido cuando se entiende y se considera su conexión con el entorno. La correcta gestión del agua, haciendo uso de un sistema de depuración con plantas, permite un aprovechamiento de este recurso tan preciado y su reutilización tanto en inodoros como en regadíos. La producción de alimentos y el reciclaje de los residuos orgánicos tanto para la agricultura como para la ganadería permite que los elementos se conviertan en partes de un ciclo completo que se alimenta y retro-alimenta por sí solo. Las fuentes de energía renovable se incorporan al puzle dando lugar a la autosuficiencia en su conjunto, que es precisamente lo que consiguieron los antiguos residentes de nuestras islas. Ibiza se caracteriza por su arquitectura tradicional vernácula, propia del lugar en la que se encuentra, adaptada al clima y a los materiales de su entorno.