EDICIÓN: Junio - Agosto '07

UNA PUERTA HACIA NUESTRO VERDADERO SER






La voluntad de explorar el potencial desconocido de nuestro cerebro puede comenzar como mera curiosidad. Podría surgir de un deseo de conocer mejor algunos ángulos de nuestra personalidad...
















...o de un cierto desasosiego: “¿por qué repito siempre los mismos errores?” ; “¿por qué suceden siempre las mismas cosas en mi vida, sobre las que no tengo control?”.

Entonces buscaremos, en nuestra vida presente, en nuestra infancia (psicoanálisis, psicoterapias, introspección), e incluso en los momentos en que estábamos en el útero de nuestra madre y durante el nacimiento (renacimiento, regresiones fetales)… ya que todo lo que hemos vivido está grabado en nuestras células, aunque no tengamos memoria consciente de ello.

También podemos buscar en la astrología, en el descifrado biológico, o en las ”constelaciones familiares” (método Bert Hellinger), para entender mejor la influencia de nuestro árbol genealógico en nuestra vida.











Todos estos métodos son interesantes y pueden iluminarnos acerca de nosotros mismos: “conócete a tí mismo y conocerás el universo y los dioses” es una máxima escrita en el templo iniciático de Delfos, recuperada por el conocido filósofo Sócrates.

Desde mediados del siglo XX se han desarrollado terapias ”para expandir la consciencia“. Estas terapias, basadas en la relajación profunda, permiten a la persona ir de una consciencia “lógica-racional“, típica del lado izquierdo del cerebro, a una consciencia ”intuitiva-receptiva“, característica del lado derecho del cerebro, para después acceder a la memoria emocional, grabada en el corazón de nuestras células…

Específicamente, la técnica “Patrick Drouot“ permite desconectar el lado izquierdo del cerebro, para que la persona pueda pasar de una frecuencia cerebral a otra.





Actividad del cerebro (en frecuencias eléctricas):



Beta: consciencia habitual 12 a 25 hz
Alpha: relajación, nivel meditativo 7 a 12 hz
Theta: desconexión del lado izquierdo,
del peso corporal, 4 a 7 hz
Delta: sueño 0,5 a 4 hz
Gamma: consciencia superior, 25 hz hacia arriba










Así pues, una persona que se encuentra en un “nivel alfa”, guiada por diversas sugestiones por parte del terapeuta, puede ver recuerdos enterrados, sentir cómo surgen emociones olvidadas… Conocer y asimilar un evento o suceso elimina los elementos negativos adheridos a dicho suceso.

Esto es aplicable a esta vida o a otras vidas… puesto que este método terapéutico también permite a la gente viajar a “vidas pasadas” o “otros niveles de consciencia” (según sus creencias). Como indica el concepto de “karma de sabiduría borrada”, al revivir esos momentos felices o infelices del pasado evacuamos nuestros miedos y ansiedades, y tomamos confianza de nuevo en la vida presente.

Sin caer en la emotividad excesiva, podemos ir a buscar en el corazón de nuestras emociones… la puerta hacia nuestro verdadero “ser”.







Pascale Nicolas es terapeuta de la escuela “Patrick Drouot”
en la isla de Ibiza.

Visita su página web: www.liberation.site.voila.fr