EDICIÓN: Agosto - Octubre 2010

CONSTRUIR BAJO UN NUEVO ENFOQUE

Helen Howard

Al evolucionar el estilo de construcción en diferentes culturas, atrás han quedado algunos rasgos de la historia, ya sean muestras de cómo las personas conceptualizaban objetos e ideas, o de qué tecnologías y materiales disponían, así como algunas pistas sobre gustos y estilos de vida.

Durante cientos de años, en Ibiza se ha construido siguiendo casi a rajatabla el modelo arquitectónico de la finca tradicional, con sus gruesas paredes de piedra, acogedoras entradas y cálidas chimeneas. A menudo estas rústicas y antiguas casas payesas son muy hermosas, aunque sería demasiado romántico pretender que están exentas de problemas. Por ejemplo, en invierno suelen ser bastante oscuras y son propensas a las humedades. Sin embargo, las casas payesas se construían para que duraran muchos años y al utilizar materiales locales su impacto ambiental era relativamente bajo. A partir de la década de los años 70, en un intento de acomodar a la creciente población autóctona y el turismo, se inició el desarrollo (que aún continúa) de complejos hoteleros y bloques de apartamentos sin demasiado encanto. Hasta hace poco, muchos de estos edificios se construían con materiales de escasa calidad, a menudo bloques de capa delgada. Por lo general son edificios mal aislados y estéticamente dejan bastante que desear.

Afortunadamente, en los últimos 10 años, Europa y el resto del mundo se han beneficiado de mejoras exponenciales en cuanto a técnicas de construcción, materiales y diseño. El resultado es que cada vez más se pueden construir edificios agradables a la vista, cómodos y con un impacto ambiental reducido. No parece realista pensar que la construcción en Ibiza se vaya a detener, por lo que es importante que si se va a construir algo sea de calidad y estéticamente agradable. La regulación europea se encamina progresivamente hacia las mejoras en el ahorro de energía y esperamos que esta tendencia se consolide. Mientras emerge rápidamente un nuevo enfoque en el ámbito de la construcción, es cada vez más común ver cómo aquellos implicados en los diferentes aspectos del proceso colaboran entre sí. Diseñadores, arquitectos, albañiles e incluso ecologistas están empezando a comprender que trabajando más en equipo pueden ofrecer un mejor servicio y producto final.

Recientemente me reuní con Diederik van Maren, constructor y diseñador que coordina un equipo de trabajo que incluye un arquitecto fijo y un grupo de fontaneros, electricistas y otros profesionales de la construcción. Conoce muchos casos en los que el albañil y el arquitecto no se comunican durante semanas e incluso meses, lo que él considera poco beneficioso para el proceso de construcción. “Cuando los profesionales no forman parte de un equipo cohesionado, es fácil que surjan conflictos de intereses y que se pasen la pelota unos a otros, lo que al final puede dejar al cliente solo frente ante un sinfín de problemas sin resolver.”









Para Diederik también es importante mantenerse actualizado en cuanto a novedades, puesto que en la actualidad hay mucha información acerca de nuevos productos, muchos de ellos innovadores en el ámbito del diseño. Él opina que sería de gran utilidad que la gente conociera algunos de estos nuevos conceptos y opciones de la mano de alguien que se ha tomado la molestia de estudiarlos más a fondo. De hecho, muchos albañiles y arquitectos que trabajan solos consideran que dicha tarea no les compete. También señala que se pueden construir perfectamente modelos de casas y elementos de diseño en 3D. “Este aspecto es muy importante, ya que a los clientes a menudo les cuesta visualizar el aspecto que tendrá una casa tan sólo a partir de unos dibujos técnicos sobre papel.” Esto también le permite dedicarse a su gran pasión, la de crear espacios vitales a la vez hermosos y sencillos, con muchos elementos personalizados.

En muchas de sus construcciones, Diederik utiliza unos ladrillos especiales llamados “Ytong” que aíslan mucho mejor que los ladrillos de barro o los bloques, por lo que las casas se mantienen más frescas en verano y más cálidas en invierno, además de garantizar una excelente protección contra la humedad. También ha desarrollado una técnica especial en el acabado de los tejados, para aislar y proteger mejor contra las goteras. Otra mejora cada vez más importante en el sector de la construcción es la aparición de una amplia gama de opciones respetuosas con el medio ambiente, como por ejemplo: Sistemas de reciclaje del agua, piscinas que no necesitan productos químicos, así como materiales no tóxicos o de bajo impacto ambiental, como la pintura ecológica, sistemas aislantes y suelos naturales. Un número creciente de profesionales se encuentran con que sus clientes les preguntan cada vez más sobre este tipo de opciones.

Al final, vale la pena recordar que cada proyecto de construcción es una combinación única de varios factores. Algunos de ellos, como el presupuesto, pueden suponer una limitante, aunque está claro que existen muchas opciones entorno al diseño, ubicación y materiales. Pocas personas tienen la oportunidad de construirse más de una casa a lo largo de su vida, si es que pueden, por lo que un proyecto así se convierte en algo excepcional y en una oportunidad creativa extraordinaria cuyos frutos ojalá puedan disfrutar muchas generaciones futuras. Ya que no se suele tener la oportunidad de practicar con antelación para crear una gran obra de arte como puede serlo una casa, tal vez no sea mala idea dejarse asesorar por alguien que ha desarrollado habilidades y conocimientos para saber utilizar lo mejor que ofrece el mercado, alguien que puede hacer del resultado final todo lo que puede llegar a ser.
DITA BUILDING
www.dita.es

Texto: Helen Howard