EDICIÓN: Agosto - Octubre 2010

POCA INVERSIÓN - MUCHOS BENEFICIOS

Helen Howard
Han pasado ya cincuenta años desde que aparecieran los primeros turistas en Ibiza, y sin embargo muchos negocios no están teniendo el éxito esperado. Entre el siempre creciente abanico de tentadores destinos adonde ir de vacaciones, el refinamiento masivo de los gustos y la crisis económica, la gente empieza a preguntarse. ¿Cómo seguir atrayendo a los turistas a la isla? ¿Qué tipo de turismo deseamos? ¿Y cómo pueden seguir prosperando aquellos que han invertido en la principal industria ibicenca?











Mandy Hayes ha observado y experimentado muchos de los cambios en la isla. Creció en el seno de una familia que ya regentaba varios bares y restaurantes, y su padre construyó además dos hoteles en lo que todavía era el tranquilo pueblo de Es Canar. Ahora que forma parte de una nueva generación de propietarios y gerentes, ha conseguido reinventar uno de sus principales locales a pie de playa, transformándolo en un chill-out lounge y dos restaurantes junto a la piscina con un sello muy particular. El local se ha convertido ya en un lugar de referencia y Mandy espera así contribuir a devolverle a Es Canar parte de su antigua belleza. Un incremento en las ventas, la satisfacción de los clientes y la suya propia le demuestran que todos sus esfuerzos han valido la pena. Ella es consciente de que en general, los locales que lo están pasando mal son los que no ofrecen a los clientes aquello que realmente buscan, mientras que los establecimientos que innovan y ofrecen mejor calidad siguen creciendo. Si bien reconoce que las oportunidades y los desafíos de cada negocio son distintos, Mandy propone algunas excelentes sugerencias sobre cómo mejorar los resultados, “cambiando de chip” y sin apenas gastar dinero.









AMBIENTE_ Mandy opina que con iluminación sutil, música apropiada y tonalidades agradables se puede cambiar por completo el ambiente de un local a muy bajo coste. A menudo bastan unos botes de pintura, nuevas fundas para cojines y unas cuantas bombillas. Lo que está claro es que no hay un estilo mejor que otro. Algunos de los restaurantes que mejor funcionan en Ibiza son sencillos y rústicos. El hecho de gastar más en redecorar un local no garantiza su éxito, aunque aquellos que quieran invertir tienen a su alcance una amplia variedad de estilos, siempre y cuando se haga bien. Mandy sugiere visitar otros locales y hojear algunos libros y revistas de decoración para familiarizarse con lo que se lleva. Otra manera de mejorar el ambiente de un local y atraer más clientela es organizar exposiciones de arte de manera periódica. Ibiza está llena de artistas consagrados que estarán encantados de poder mostrar su obra a un público más amplio. En los últimos años, muchos de los locales a pie de playa y del centro de la ciudad han optado por una iluminación demasiado deslumbrante y un mobiliario plástico que bajo ningún punto de vista puede considerarse artísticamente atractivo ni acogedor. Mandy señala la posibilidad de arrendar una amplia gama de mobiliario y equipamiento mediante la obtención de un “LICO”, un crédito bancario a un tipo de interés muy bajo. Además, los pagos del préstamo pueden servir para desgravar impuestos.

COMIDA_ Si la comida es tu especialidad, es importante actualizarse en cuanto a nuevas tendencias y proponer una amplia variedad de opciones. Mandy opina que “comprar un libro de cocina es una de las inversiones más baratas y efectivas que puede hacer el propietario de un restaurante”. Innovar en la cocina es un importante recurso y “cambiar y variar la carta no cuesta dinero, tan sólo requiere un poco de imaginación”. Muchos visitantes que llegan a la isla se marchan decepcionados al no encontrar muchos locales a pie de playa donde degustar auténtica comida ibicenca. Más bien se encuentran con menús sin gracia y previsibles que ya no corresponden a las expectativas de los turistas. Por otro lado, son cada vez más las personas que se preocupan por comer sano y agradecen que en los menús se incluyan algunas opciones en ese sentido, como por ejemplo platos de verduras frescas o apetecibles ensaladas en vez de las típicas patatas fritas como guarnición para todo. “La clave está en ofrecer una gran variedad de opciones.” Por ejemplo, la carta de Mandy incuye: té árabe, hamburguesas caseras, platos al wok, paella, infusiones tailandesas, “fish & chips” y “smoothies” de fruta fresca.









PERSONAL_ El éxito de un negocio depende de si cuenta o no con un buen personal. Eso significa que hay que seleccionarlo bien, formarlo bien y tratarlo bien. Mandy piensa que “en un lugar como Ibiza, hablar varios idiomas es un “plus””. Desde mi propia experiencia como restaurador en el Reino Unido, sólo contrataba a personas que tuvieran un trato amable. También comprobé que el rendimiento del personal era más eficaz si no había tanta rotación. De hecho, es bueno ser consciente de lo que realmente se puede esperar y no tener ni muchas expectativas, ni pocas. Muchos restaurantes están limitados por su propio presupuesto y eso sin duda influye en la motivación del personal. Si cuidamos la formación y la organización, podemos tener menos empleados trabajando más contentos y de manera más eficaz al pagarles mejor. Si el personal está satisfecho y bien entrenado seguramente ofrecerá a su vez un mejor servicio. Otros incentivos pueden ser las cenas o fiestas de empresa, o mantener reuniones periódicas para captar nuevas ideas o solucionar problemas. También se puede idear un sistema de reparto de ganancias o gratificaciones al personal.

ORGANIZACIÓN Y EFICACIA_ Para montar un restaurante y garantizar que su organización sea eficaz, hay que tener un mínimo de formación, por lo que vale la pena invertir ya sea en formarse o contratando a alguien que se encargue de ello. Si cada área funciona con eficacia se ahorra dinero y se mejora el servicio.









EVENTOS_ Organizar eventos puede ser una buena manera de atraer a nuevos clientes. Como dice Mandy, “tu propia imaginación es la que pone los límites”. Los beneficios que saca de los eventos que ella misma organiza sirven para ayudar a un orfanato en Camboya.

AYUDAS_ Aparte de los “LICO”, existen otras ayudas para la pequeña empresa: como, “PIMEEF” es una organización que concede un crédito del gobierno para comprar, por ejemplo, un ordenador, a pagar en cuatro años y sin intereses. Esta iniciativa sirve para informatizar la contabilidad, controlar los beneficios y saber qué productos venden mejor. Mandy también recomienda preguntar regularmente en los ayuntamientos o gestorías para informarse acerca de nuevas subvenciones del gobierno u otras ayudas.

¿EN QUÉ PUEDEN AYUDAR LOS AYUNTAMIENTOS?_ Sin lugar a dudas, muchos ayuntamientos podrían hacer más para apoyar a los negocios locales. Por ejemplo, sería razonable sugerir que “inicien las grandes obras de mejora al final de la temporada y no al principio”. Mandy también opina que las normas que rigen la música en vivo son demasiado restrictivas y es consciente de que cuesta que la gente asista a los espectáculos que sí disponen de dichos permisos, porque aparte de que los taxis no abundan, muchos prefieren no arriesgarse a conducir si van a beber. Mucho más positivo es el proyecto de peatonalización de Es Canar, lo que sin duda contribuirá a que el pueblo recupere parte de su atractivo.
No obstante, no debemos olvidarnos de que antes de la llegada del turismo, y sin contar con productos importantes que exportar, la mayoría de los ibicencos vivían en una economía de subsistencia. En el fondo, la situación no ha cambiado demasiado, por lo que Mandy cree que los ayuntamientos y también los negocios deben trabajar conjuntamente para proteger y desarrollar un turismo con más sensibilidad que ofrezca lo que la gente busca y complemente la belleza natural de la isla.

Texto: Helen Howard