EDICIÓN: Junio - Agosto 2010

LLEGA EL “POP-UP RETAIL” A IBIZA

Cat Weisweiller

Aprovechamos que un grupo de exclusivas empresarias abren una joyería “"pop-up"” en Ibiza para rendir homenaje a este siempre creciente fenómeno del “"pop-up" retail” (o tiendas temporales) en su conjunto.











Sia Taylor, Cyd (Joy Jewellery), Shakti Ellenwood, Kerstin Howard y Natasha Collis




Con importantes ventajas a nivel de flexibilidad, variedad y rentabilidad, el “"pop-up retail" es el nombre que reciben las tiendas que aparecen de un día para otro y desaparecen de igual forma al poco tiempo. Este tipo de negocio empezó a ser popular en 2004, sobre todo en Reino Unido y Estados Unidos. Los co­mercios fueron los que iniciaron la tendencia, como los de las grandes marcas “"Toys R Us" y “"Gucci", que se sirvieron de las tiendas temporales para aumentar sus ventas. Luego se apuntaron los vendedores de vehículos, que empezaron a organizar exposiciones “"pop-up" para atraer a clientes con el siempre eficaz eslogan “"compre ahora antes de que sea demasiado tarde". Las organizaciones benéficas como “"Barnados" no tardaron en unirse al carro y transformaron espacios vacíos en tiendas temporales al alcance de todos. Las autoridades locales, en muchos sitios, alaban esta nueva forma de comercio como una oportunidad perfecta para mantener vivo el bullicio de las calles más importantes y, a la vez, dar una nueva vida a los locales sin uso.











En algunas ocasiones, el fenómeno “"pop-up" despierta al niño que llevamos dentro, al que disfruta con la fantasía y el arte de reciclar. Pronto aparecieron como setas los clubs nocturnos “"pop-up", en particular uno muy famoso en el puerto de Sydney construido con contenedores marítimos. Luego hicieron su aparición los restaurantes “"pop-up" como “"Bistroteque", en el East End de Londres, hasta donde la gente acudía con mucha expectación para ver cómo habían transformado un almacén en desuso en una exquisita cabaña alpina de invierno a la luz de las velas, algo así como una casa de muñecas para los mayores. La efímera existencia de estos negocios hace que triunfen desde el primer día, porque estimulan esa necesidad imperiosa del consumidor de no perderse nada, conocido también como el principio de la “"urgencia por participar". Incluso los famosos se han apuntado a la cultura del restaurante “"pop-up". La recientemente divorciada Jo Woods organiza de vez en cuando en su casa un gran banquete de comida orgánica conocido como el “"Festín de la señora Paisley" ("Mrs Paisley's Lashings"), convirtiendo así su hogar en un santuario dedicado a los alimentos orgánicos y no a los Rolling Stones. ¡Qué buena idea! Parece sólo cuestión de tiempo que lo próximo sea una peluquería “"pop-up", que inevitablemente se llamaría: “"Hoy pelo sí, pelo mañana no".

Algunos dirán que los verdaderos orígenes de este tipo de comercio temporal se remontan siglos atrás, cuando proliferaban los puestos de mercado, las casetas a pie de carretera y los bazares en todo el mundo. ¿Significa eso entonces que cualquiera que ofrezca de manera provisional sus mercancías –- flores frescas, hot dogs, o lo que sea –- sin el estrés de tener que pagar tantos gastos fijos, ni la obligación de permanecer en un mismo lugar, puede considerarse a sí mismo un vendedor “"pop-up"? Si es así, los famosos mercadillos hippies y los vendedores ambulantes de las playas de Ibiza ponen de manifiesto la increíble facilidad que tiene la isla para estar siempre a la última.







Sea cual sea el verdadero origen del comercio temporal o “"pop-up", ha sido la reciente crisis económica la que lo ha vuelto a poner en boca de todos. Y es que ¿para qué va a querer nadie comprometerse a cumplir con las obligaciones financieras de un local con contrato a largo plazo, cuando las tiendas “"pop-up” satisfacen las necesidades de una sociedad de “"usar y tirar" que tiene un insaciable apetito por la novedad y el comercio rápido?

En cuanto al “"pop-up retail" en Ibiza, PURE FORM está constituido por un estupendo elenco de diseñadoras de joyas residentes en la isla: Natasha Collis, Shakti Ellenwood, Kerstin Howard, Cyd (Joy Jewellery) y Sia Taylor.




Este exclusivo grupo de empresarias ha decidido dar ejemplo y colaborar entre ellas en lugar de competir. Una inteligente fórmula ganadora del tipo “"si no puedes con el enemigo, únete a él" que también le brinda más opciones al cliente final. En lo único en que se parecen las obras de estas artistas es que todo su arte está hecho a mano aquí en Ibiza. Juntas aúnan esfuerzos, ideas y tiempo, generando así un inspirador equilibrio de proactividad creativa basado en el compañerismo. Fruto del trabajo compartido será la apertura de una joyería “"pop-up", con una exposición móvil de las joyas de cada una de las 5 diseñadoras quienes, con gran entusiasmo, comercializan sus productos de manera conjunta.


Este nuevo formato comercial está ante todo pensado para la clientela VIP con la que ya cuentan, como por ejemplo Jack Nicholson, Kate Moss, Chrissie Hynde y Ruby Wax. Muchos de estos personajes, que a menudo pasan temporadas “"de incógnito" en alguna villa de lujo, prefieren evitar salir de compras para no causar revuelo. En cambio, pueden disfrutar de una nueva experiencia comercial hecha a su medida, discreta y cómoda en la intimidad de sus hogares.






Dicho esto, con precios por pieza que oscilan entre 60 y 6.000 euros, PURE FORM organizará muestras “"pop-up" de joyería por toda la isla. Estas veladas suelen llevarse a cabo en algún local de moda, no es necesario pagar para entrar y no existe presión alguna para que los clientes compren. Como dice una de las anfitrionas, “"todo el mundo debería disfrutar del lujo, aunque fuera sólo un poco" y a PURE FORM le gusta celebrar así una forma de arte que ellas valoran profundamente.







Una cálida velada ibicenca en un agradable entorno, copa en mano y valiosas joyas para admirar... ¡No suena del todo mal! La primera de estas muestras móviles tendrá lugar el 1 de julio, en Atzaró. •



Texto: Cat Weisweiller