EDICIÓN: Septiembre - Diciembre '04

CUIDADO Y MANTENIMIENTO DE UNA TARIMA DE MADERA PARA EXTERIOR





Cuidado y Mantenimiento
de una Tarima de Madera para Exterior



 










 
 

· Mantenimiento del aspecto físico

 
 
 



La aplicación periódica de Lasur o de aceite ayudará a mantener por más tiempo las cualidades estéticas de la tarima. Se recomienda su uso al menos una vez al año, preferiblemente al comienzo de la época estival, el momento más propicio para el disfrute de la tarima.

 



 
 
 
 
 





Instaladas a la intemperie, y bajo condiciones ambientales especialmente severas, además del proceso natural de decoloración superficial por efecto de los rayos U.V.A., pueden aparecer microfisuras en la superficie y las testas de las tablas, sin que ello suponga una merma apreciable en las propiedades de durabilidad de la instalación.




Estos efectos pueden paliarse, además de con la renovación periódica de los productos de cuidado mencionados, procurando que la tarima mantenga un nivel higrotérmico lo más estable posible mediante el riego directo o por aspersión diario.






 

· Higienización

 
 
 



Los registros practicables dispuetos antes de la instalación permitirán el acceso a la infraestructura para el control permanente de las condiciones de evacuación del agua y la aplicación de tratamientos de limpieza y desinfección mediante agua a presión , a la que pueden incorporarse bactericidas y fungicidas adecuados si se considera oportuno.

 





 
 
 




La renovación periódica de Lasur o aceite contribuye a preservar las condiciones higiénicas de la tarima. Estos productos deberian ser completamente inocuos para animales, personas o plantas.