EDICIÓN: Diciembre '08 - Febrero '09

CRISIS Y ESPERANZA

La esperanza es lo último que
debemos perder
Las economías mundiales y, en particular, el sistema financiero e inmobiliario de determinados países están purgando los excesos de los últimos años, provocados por una política monetaria excesivamente laxa y las facilidades dadas a la obtención del crédito.

Las intervenciones y medidas adoptadas por los principales gobiernos mundiales, aunque tardías y sujetas a modificaciones, son suficientes, y la recuperación global puede venir después del próximo verano, tal y como apunta el Fondo Monetario Internacional. Los mercados bursátiles podrían tocar fondo antes de fin de año, ya que hasta entonces los temores a una recesión global atenazarán a los inversores, y podremos vivir momentos de pánico bursátil, (desde mi punto de vista es momento ideal para invertir a largo plazo, ya que el mercado no discrimina en esos momentos las buenas de las malas compañías, todo baja).





En España, esta recuperación será más tardía, ya que, el motor de nuestra economía en los últimos tiempos se ha desplomado – sector inmobiliario y construcción – y además no somos inmunes a la crisis financiera mundial que estamos viviendo. A corto plazo aumentará el paro, la actividad empresarial y el consumo se debilitará y las malas noticias económicas seguirán atenazándonos. Nuestro país sufrirá más para salir de esta crisis, ya que la burbuja inmobiliaria financiada con hipotecas ha






endeudado y anulado el ahorro y consumo de las familias españolas.

El Gobierno de nuestro país debe aumentar la inversión pública – mediocre 4% del PIB según los Presupuestos Generales del Estado – y olvidarse de los efectos inflacionistas de segunda vuelta. Para el Gobierno del Sr. Zapatero ha llegado el momento de la verdad, no deben ni pueden seguir pensando que el tiempo lo arregla todo (me trae a la memoria la agenda de Franco, la tenía dividida en dos partes, lo que el tiempo había arreglado y lo que el tiempo arreglaría), deben aprobar medidas potentes y con urgencia (de política fiscal e inversión pública), no deben olvidarse de que son de un partido que dice ser socialista, y por tanto la sociedad española no les reprochará un exceso de intervencionismo, sino todo lo contrario.
















En estos días se publican y escuchan diversos comentarios y noticias económicas de marcado carácter apocalíptico, recuerden que las malas noticias son el mejor aliado de un inversor, ya que nos permiten comprar a precio de saldo. Durante el siglo XX hemos sufrido dos guerras mundiales, guerras civiles, varios conflictos bélicos, la Gran Depresión



del 29, varias recesiones y pánicos bursátiles, las crisis del petróleo de 1973 y 1979, y sin embargo una inversión en acciones americanas de 1.000 $ se convirtió en 260.000 $ a finales de siglo. Igualmente el Dow Jones pasó de los 66 puntos a los 11.500 (ver gráfico pág. 26), si alguien duda de la recuperación pregunten a sus padres y abuelos como vivían en aquellos tiempos y piensen cómo viven Ustedes en la actualidad (si bien es cierto que en algunos casos, por encima de nuestras posibilidades).
















“YES, WE CAN”, dice el Presidente electo americano Sr. Barack Obama, el pueblo español también dice “We can”, pero la verdad es que nos hace falta la ayuda de nuestro Gobierno.






En San José, a 5 de noviembre de 2008

Tomás Rocamora Jaén – Rocamora Asesores
- Asesor Financiero y Fiscal
- European Financial Advisor
- Asesor de la Propiedad Inmobiliaria
- Member of European Financial Planning Association
Tel. 971 800 500
tomas@rocamoraasesores.com
www.efpa-europe.org