EDICIÓN: Agosto - Octubre '08

VIVIR CON EL PODER LUNAR













Los dictados de hoy en día, casi no nos dejan lugar para momentos de debilidad, siempre hay que estar en forma y preparados. De este modo, el hombre actúa en contra de sus necesidades de verdad que están sujetos a fluctuaciones naturales: necesita tensión y distensión, entrega y retiro, acción y reposo.

Indiferente a las tragedias humanas que ocurren sobre la Tierra, la Luna siempre ha cumplido su ciclo desde el comienzo de los tiempos, cuidando del equilibrio y el ritmo de la naturaleza. La Luna es la fuerza que establece las mareas, el eterno juego de marea alta y marea baja. Los humanos también pueden seguir los movimientos de la Luna, aunque era algo más practicado en la antigüedad. Hace cientos de años se observó que el crecimiento, la fertilidad y la salud son muy influenciados por la posición en que se encuentra la Luna. Esta sabiduría ha pasado por algunas familias de generación en generación.










FASES LUNARES Y USOS DIARIOS 
Luna nueva





Cuando la Luna deja de aparecer, incluso en noches estrelladas, hablamos de “Luna nueva”, la Luna aparece oscura en su totalidad porque se encuentra exactamente entre el Sol y la Tierra.

Durante el período de Luna nueva el tiempo es ideal para dejar malos hábitos como fumar o beber e incluso para la impuntualidad o el dormir más de la cuenta.




Luna creciente





Poco tiempo después, una brillante medialuna que se va abriendo desde la izquierda comienza a aparecer en el cielo nocturno. Esta es la fase de Luna creciente, es el momento en que las personas y la naturaleza juntan fuerzas, es momento de respirar hondo, hacer una pausa, planear cosas nuevas. El cuerpo también se recupera bien y adquiere fuerzas, pero también es un momento que se tiende a engordar y las heridas tardan más en curarse.




La Luna creciente es un ciclo para el descanso y la reflexión. Cuando hay Luna creciente la savia sube, ésta es la mejor época para sembrar plantas que crecen por encima de la tierra.

Luna llena





La Luna luego sale de entre las sombras de la Tierra hasta que se encuentra del lado opuesto al sol, se nos muestra como Luna llena en su total magnitud, iluminando a la Tierra con su mágica luz, aunque sea por poco tiempo. La Luna llena despierta todo tipo de sentimientos en todos los sentidos, el deseo de aventura y romance, incluso personas muy sensibles pueden sufrir de insomnio.

Se dice que no es conveniente practicar cirugías médicas cuando se acerca la Luna llena (a excepción de casos de emergencia).




Luna menguante





El brillante astro se acerca a la Tierra, para ser absorbido nuevamente por su sombra, la medialuna se abre por la derecha esta vez, cada día que pasa se pone más fina, hasta que desaparece totalmente como la Luna nueva. Este es el mejor momento para soltar energías y fuerzas, facilita el desempeño físico y mental. Es el momento ideal para perder peso, purificar, desintoxicar, la cicatrización es más rápida.




Si su agenda lo permite, trabajos vigorosos como la construcción, renovación o hobbies que requieran mucha energía, se harán cuando la Luna este menguando. También para limpiar y lavar conviene hacerlo durante este ciclo.

Para la jardinería y agricultura la madre Tierra “exhala” durante la Luna menguante y es muy receptiva, la savia va directamente a las raíces, lo que hace que los vegetales de raíz crezcan especialmente bien en este período.

Es un buen ciclo para practicar cirugías médicas, quitar un diente, reponer coronas, puentes o empastes.









Los expertos en este tema, aconsejan que organicemos nuestras vidas de acuerdo con las fases lunares, de esta forma viviremos con más armonía y menos estrés.


LA LUNA Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO
Aparte de las fases lunares, hay otros factores que entran en juego como la astrología. La Luna orbita alrededor de la Tierra durante veintiocho días, durante este tiempo pasa por los doce signos del zodíaco, demorando dos días y medio en cada signo, de ésta forma le da ciertas características a cada uno. También es importante la posición anual de la Luna, entre el solsticio de invierno y verano, la Tierra sube. La primera mitad del año se caracteriza por crecimiento y expansión, luego en Junio y Septiembre estas energías bajan para tomar forma de madurez y tiempo de cosecha.

La vida en torno al calendario lunar es una pequeña filosofía de vida. Para quién se interese por aprovechar sus beneficios hay libros sobre el tema y calendarios lunares que se pueden consultar.