EDICIÓN: Agosto - Octubre '08

ECKARD HEIDRICH


Eckard Heidrich
Nueva exposición en Atzaró
31/8/08 - 12/9/08

 
Los grandes cuadros, como las grandes obras de cualquier tipo, cuentan entre sus atributos con la habilidad de provocar sentimientos, a la vez que dejan espacio para la interpretación personal. Los cuadros de Eckard Heidrich desde luego que cumplen estas características, y cuando vi la colección que está preparando para su próxima exposición no pude evitar sentirme conmovida por la intensidad de las imágenes.











Eckard ha vivido una larga y fértil trayectoria como artista profesional. Además de exponer en unas 50 galerías de Europa, América e Israel, ha sido pintor residente en la Universidad de California y profesor de dibujo en la Academia Americana de Arte en Los Ángeles. Ha tenido presencia en Ibiza desde 1979 y ha expuesto varias veces en la isla.








Muchos visitantes y residentes estarán ya familiarizados con una de sus exposiciones previas más populares, en la cual cada cuadro mostraba las imágenes de dos mujeres, una histórica y una moderna. A pesar de su naturaleza cautivadora, Eckard las describe como manifestaciones un tanto juguetonas de su trabajo. Su última colección es un poco más seria y se centra en Ibiza misma. Una vez más, juega con una poderosa yuxtaposición del pasado y el presente.

Al preguntarle qué pretende transmitir con sus cuadros actuales, explica tímidamente que le gustaría incrementar la conciencia de cómo vivimos, pensamos y sentimos. Me aventuro a decirle... “¿y si no fueras sólo un humilde artista, sino el Dios de Ibiza?”. Su respuesta me gustó, ya que lo que querría es inspirar a la gente para que sea más consciente de lo que tiene – algo que se acerca bastante a la labor que ya está realizando. ¡Tal vez realmente tengamos el potencial de actuar como creadores de nuestro universo!

El entorno familiar temprano de Eckard le llevó a desarrollar un amor por la naturaleza y una confianza que le permitió pensar por sí mismo.







Cree con pasión en una buena educación, y le gustaría que fuera posible que todo el mundo tuviera la oportunidad de alcanzar su potencial más alto. También cree que cada uno hemos de encontrar un sentido para nuestras vidas, de buscar nuestros propios valores – aunque es agudamente consciente de lo difícil que puede resultar esto en nuestra sociedad cambiante.













Para mí, sus pinturas recuerdan un pasado que era más pausado, con mayor armonía con el entorno natural, pero también más restringido por las penurias y los patrones de creencias. Está claro que no podemos transportar nuestros valores tal cual desde el pasado – y sin embargo, habiéndonos deshecho ya de muchos, nos encontramos ante el reto de crear algo sostenible.





Eckard tiene la esperanza de que encontraremos respuestas a muchas cuestiones importantes en los años venideros, y cree que merece la pena invertir la energía necesaria para alcanzar nuestros objetivos personales, aun cuando a veces parezca que nos lo impidan obstáculos infranqueables. Aunque dejó atrás su país natal de Alemania hace muchos años, y se considera a sí mismo ciudadano europeo, está contento de haber heredado la cualidad de la disciplina de su niñez germana – sin ella dice que probablemente ni se levantaría de la cama por las mañanas... Con todo, parece que ha podido desarrollar sus talentos a lo largo de muchos años, haciendo surgir a un artista confirmado que es capaz de utilizar su arte para transmitir un enorme abanico de pensamientos e ideas.






Su última exposición de pinturas puede ser disfrutada en Atzaró entre el 31 de Agosto y el 12 de Septiembre 2008.

Para más información, por favor contactar con:
Atzaró, Tel. 971 33 88 38.