EDICIÓN: Junio - Agosto '08

NUR BANU Y YARON MARKO






Esta es la historia de una estrella de danza y un músico en Ibiza…
En los años 70 una viajera de origen italo-egipcio llega a Ibiza con su hija de 2 años. Se enamora de “la isla mágica” de la que tanto ha oído hablar en sus viajes. Nur Banu se entusiasma con la onda de los jóvenes hippies, el aire de esperanza y la autenticidad de los locales. Tiene su danza oriental para ofrecer, y es en una excursión en barco a Valencia que conoce este “hermoso e impresionante malabarista y músico”: Yaron. Los dos se enamoran. Hoy en día hace 28 años que forman una pareja, apoyándose mutuamente en diferentes facetas de la vida. Sus dos hijos (17 y 27 años) son un importante vínculo entre ellos. Pero también sus raíces árabes; la música de Yaron y la danza de Nur, han ayudado a que estas dos personas se fundan el uno en el otro.

“Yaron no es solamente mi marido, a nivel profesional es la persona que me apoya y motiva”. En muchos de los espectáculos de danza toca la percusión o el “oud” (instrumento de cuerdas tradicional árabe). El mayor de los hijos a veces reemplaza a su padre como percusionista. Hoy en día la bailarina Nur trabaja principalmente como profesora de danza oriental, pero también se la puede ver representar en teatros y espectáculos. Es importante para ella destacar el valor cultural de la danza oriental, no solamente como un entretenimiento. En Ibiza se la puede ver en escena en el festival de Las Dalias por ejemplo.
Yaron se dedica a construir instrumentos en su estudio, trabaja como “doctor de percusiones”, y también lleva su música a colegios.











Gracias a su facilidad para comunicar la música, jóvenes y niños se infectan de su entusiasmo y al final de un taller acaban tocando todos los instrumentos. Yaron, “el hombre de 1000 sonidos” tiene una colección de 350 instrumentos, y también graba sesiones de música con otros artistas.











El camino de la danza
Hoy en día la danza oriental en Egipto se compone de varios elementos del folklore local, mezclados con la influencia del ballet clásico. Es sabido que éste tipo de danza originalmente se hacía como un ritual para la fertilidad, siendo una de las formas de danza más antiguas del mundo. Nur Banu tiene su propia historia personal de cómo descubrió la danza oriental…















Nur creció en Italia y comenzó su carrera como modelo a los 16 años de edad, así comenzó a viajar por diferentes países del mundo. Esto la llevó a probar diferentes estilos de baile. A mediados de los años 70 estaba claro que la danza era lo suyo. Yaron y Nur se enamoran, así comenzó una relación de inspiración mutua. Su amor por la danza aumentó al fusionarse con la música de Yaron, sintiéndose cada vez más completa.

En los años 80 Nur Banu viaja por primera vez a su país de origen materno: Egipto. “Fue mágico, me sentí en casa inmediatamente, como si siempre hubiese vivido en Egipto.” Aquí es donde Nur comenzó su entrenamiento profesional cómo bailarina. Tuvo la suerte de poder tomar clases con un profesor del Cuerpo Nacional de Ballet de Egipto. Nur aprendió rápido, ya tenía el “feeling” necesario para el ritmo y alma de la danza, al cabo de 2 años ya estaba dando clases.
Llegaron las primeras ofertas de trabajo de Alemania, el comienzo de su carrera como súper estrella. A partir de éste momento Nur bailó por el mundo entero; para políticos, príncipes, personas del mundo del espectáculo, etc. Se la conoce como alguien que introdujo la danza oriental a los teatros del occidente, no sólo como un espectáculo sino que también como un evento cultural.

Estos últimos 5 años Nur ha trabajado principalmente en España. Ha revivido la forma de baile árabe-española bailada en los tiempos del imperio Andaluz. Nur se enorgullece de su trabajo como profesora, donde puede ver cómo se transforman las mujeres. Muchas comienzan sus clases de danza con sentimientos confusos sobre su cuerpo. Por medio de movimientos suaves, prestando atención a su propio cuerpo y acentuando la fuerza femenina; se desarrolla una nueva forma de conciencia física. “Es maravilloso ver cómo éstas mujeres se abren como una flor gracias a la danza oriental”, dice Nur Banu.









Para Nur y Yaron, Ibiza siempre será un lugar de inspiración. Actualmente la pareja vive en una casa con su hijo menor, situada en las colinas entre San Antonio y San Rafael. Esta temporada en Ibiza, Nur estará en escenarios de fiestas privadas y también organizando festivales como “La danza del vientre y Bollywood” (20 de julio, 10 de agosto en Las Dalias, San Carlos). Presentará un nuevo espectáculo con su cuerpo de baile que incluirá un repertorio árabe (danza con velos, candelabros y más), y el show de Bollywood que con su influencia hindú tiene mucho éxito.

Tras 25 años de estar en escena, la “dama de luz” – significado de su nombre –, aún comparte su amor por la danza. No puede imaginar parar de bailar.

Para más información sobre cursos de baile y
espectáculos de Nur Banu, ver:
http://www.nurbanu.com
Tel. 971 187 497 – Móvil 608 636 911