EDICIÓN: Febrero - Abril '08

BIOCONSTRUCCIÓN: HOGARES PARA UN MUNDO CAMBIANTE









--------------------------- 4º Parte -------------------------
Hogares para un mundo cambiante
-----------------------------------------------------------------







Nuestros hogares son nuestra protección ante las inclemencias del tiempo, y requieren ciertos recursos para funcionar bien, como combustible, electricidad y agua. En este mundo cambiante, en el que dichos recursos serán más y más escasos, muchos están trabajando con el reto de encontrar nuevas maneras de vivir cómodamente y sin tener que consumir tanto. Esto supone también ser mucho más auto-suficiente e inmune a las subidas de precio del petróleo, o a los mercados inciertos. Una respuesta a tal reto son los “Earthships”, de los que pueden encontrarse ya cientos por todo el planeta.



La idea principal de este tipo de construcción es utilizar ruedas de coche usadas para hacer las paredes. Las ruedas se apilan como ladrillos, y cada una se llena de tierra compactada, utilizando eco-cemento y latas para rellenar los huecos entre las ruedas. El eco-cemento tiene 2/3 de óxido de magnesio en lugar de cal de Portland, haciéndolo mucho menos tóxico (por cierto, ¿sabías que el proceso químico necesario para hacer cemento normal emite mucho CO2? Un motivo más para utilizar una alternativa más ecológica). La pared de neumáticos resultante es tan sólida, y el peso está tan bien distribuido, que no hay necesidad de cimientos – lo que supone un ahorro inmediato de muchas toneladas de cemento necesarias para hacer hormigón!


Los Earthships se construyen en una colina, para que la pared trasera esté situada bajo tierra. Las paredes de 2 metros de grosor tienen capas de impermeabilizante, aislante y tierra compactada, que juntos componen una masa térmica que absorbe el calor durante el día y lo libera de nuevo por la noche, según sea necesario para mantener el espacio vital a una temperatura constante de unos 20 ºC.

La parte frontal del Earthship está orientada al Sur, y está compuesta de ventanales de triple vidrio que se inclinan en ángulo recto con los rayos de Sol del invierno, para aprovechar su calor cuando es más necesario, mientras protege el interior de los rayos ardientes del verano. Esto ofrece una apariencia singular pero atractiva desde el exterior.



A lo largo del interior del frontal de cristal corre un pasillo o colchón de aire que hace las funciones de invernadero (donde se cultivan plantas comestibles), y de acumulador de calor. Un sencillo sistema de ventilación por convección, con tragaluces en la parte superior trasera del tejado, permite a los residentes controlar la temperatura de la casa. Tanto en áreas desérticas como en climas helados, este sistema mantiene el espacio vital a una temperatura constante de entre 18º y 22 ºC, día y noche, todo el año, pase lo que pase en el exterior, eliminando por completo cualquier necesidad de calentamiento adicional. Las zonas extremadamente frías, como Siberia, sólo necesitan un segundo pasillo de cristal y aire para mantener la temperatura interior (ya que, como podemos percibir, la mayor parte del calor de una casa se escapa por las ventanas y al abrir las puertas al exterior).



Un diseño inteligente permite a estos Earthships aprovechar al máximo la luz disponible y las paredes de adobe para proporcionar espacios interiores hermosos y luminosos.

El uso integrado de métodos de recolección de agua de lluvia, un buen uso, re-utilización y reciclaje del agua (como vimos en el artículo 2 de esta serie), más paneles solares para todas las necesidades energéticoas, hacen de estos habitáculos en la tierra una manera comprobada de vivir de forma sostenible sin renunciar a las comidades modernas.

¿Quieres saber más? Visita www.earthship.co.uk. Puede que te inspire a ser el primero en hacer uno en Ibiza... ¡Desde luego que tenemos los materiales necesarios en cantidad!