EDICIÓN: Octubre - Diciembre '07

ALLRIDERS: CÓMO SE CUMPLEN LOS SUEÑOS EN MOTO




 



















Había una vez un niño que vivía en Israel. Su gran sueño era tener una moto, pero sus padres eran demasiado pobres para poder permitírselo. Aún así siguió soñando. Con el tiempo el niño se hizo hombre, y a los veintitantos se fue para descubrir el mundo. Vendió carteles en las calles de Europa y empezó a ganar dinero. Un día tuvo suficiente para comprarse una moto. Se compró una roja y negra, brillante, porque le encantó. Ni siquiera tenía carnet para conducirla. Unos meses después un vecino lo vio practicando con su nueva moto en un terreno industrial que estaba cerrado por ser fin de semana. El vecino apreció su talento y le invitó a una carrera. Apenas seis meses después Momy Shlomo Bahalul estaba ganando sus primeros trofeos.









Momy es un tipo humilde, dice que competir es más importante que ganar, y que un trofeo sólo representa la diversión de ese día. Compitió con el equipo holandés en las modalidades de Super Sport 600 y Super Bike 750, y se convirtió en el primer israelita en competir fuera de Israel. A pesar de diversas invitaciones para que dedicase su vida a las carreras, Momy – siendo alguien que aprecia su libertad – quería permanecer flexible. También importaba joyería de Asia, así que pasaba los veranos compitiendo con las motos y los inviernos comprando mercadería en India y Tailandia.















Hace unos diez años, Momy recibió una llamada de un amigo de Ibiza que le pedía que se hiciera cargo de su casa. El amigo insistió durante cuatro meses hasta que finalmente, un día de invierno, Momy abandonó Amsterdam y vino a Ibiza. Se enamoró de la isla de inmediato y ha estado aquí desde entonces. En Ibiza descubrió la alegría de la moto todoterreno, llamada también “Enduro”. Momy había trabajado antes como instructor de carreras – tiene una Licencia de Entrenamiento de Motorista Avanzado – y hace unos 18 meses decidió montar una empresa para dar clases de moto en Ibiza. Enfatiza que siempre respetan el campo y a los residentes.








Las excursiones recorren hermosos lugares vírgenes de la isla. Sólo en el norte de la isla, puedes hacer una semana de travesía sin acercarte siquiera a una casa. Momy afirma que hacer moto es su meditación, y que nunca ha llevado consigo a nadie que fuera demasiado salvaje o peligroso.





Hoy en día tiene 10-12 motos, todas mantenidas en excelente estado por su amigo Ben, que solía ser el mecánico de Heinz Kinigadner (del famoso Paris-Dakar). Una clase de 3-4 horas cuesta unos 150 € incluyendo el equipo protector y la gasolina.

Momy dice que el cerebro tras la empresa es su mujer, Amanda, que es artista y madre de sus dos jóvenes hijos. La conoció en Portugal en una fiesta, se volvió a encontrar con ella en la playa de Benirrás, y ya no se han vuelto a separar. Recientemente han empezado a ofrecer cursos avanzados con viajes a Marruecos y al Sáhara.








 


 

Momy Shlomo Bahalul
Tel.: 679 277 788
www.allriders.net