EDICIÓN: Agosto - Octubre '07

LA TIERRA SAGRADA DE IBIZA








¿Alguna vez has visto una serpiente, víbora, insecto venenoso o araña mortífera en Ibiza? Dicen que aquí ni crecen las plantas venenosas ni se reproducen los animales letales. Tanto los historiadores romanos como los geógrafos griegos, o los famosos eruditos árabes de los siglos XII y XIII, encontraron que la tierra de Ibiza tenía cualidades que repelían todas las formas de vida tóxicas. Se dice, incluso, que escorpiones que se trajeron a la isla murieron a los pocos meses por causas desconocidas.












Es difícil encontrar una explicación científica, es más, ni las universidades catalanas ni el Govern Balear pueden confirmar ni demostrar este hecho.

Las pocas pruebas existentes se encuentran en textos árabes y tradiciones orales. Un cosmógrafo persa del medievo escribió que una serpiente venenosa que fue traída a la isla murió en cuanto respiró el aire de Ibiza.















DIOS BES


La mitología también da algunas respuestas: Bes, el robusto y poderoso dios cuyos orígenes se encuentran en el lejano Egipto, supuestamente destruyó todas las víboras y cocodrilos cuando se instaló en la isla. Las estatuas de Bes a menudo lo caracterizan con una serpiente en la mano, simbolizando su rol protector. Dice la leyenda que los reyes de la antigüedad bebían en cerámicas ibicencas ya que la arcilla con la que estaban hechas repelía el veneno – algo útil en los días en los que un enemigo podía encontrar la muerte en su copa de vino.




Tanto reyes como guerreros solían llevar tierra ibicenca en sus viajes y esparcirla alrededor de sus tiendas de campaña para ahuyentar a los escorpiones y serpientes mortíferas.

Un geógrafo persa alababa también a la isla hermana de Ibiza, Formentera, por su “tierra sana, sin animales ponzoñosos, putrefacción ni podredumbre”. En lugar de setas venenosas o hierbas que provoquen malestar estomacal, lo que parece crecer en abundancia en las Pitiusas es una vegetación aromática compuesta de pino, romero, hinojo, hierbabuena, salvia, higo, granada y naranja. Tampoco suceden en la isla terremotos, grandes sequías, volcanes ni nevadas fuertes.





NOSTRADAMUS


Otro mito proclama: “Ibiza será el refugio final de la Tierra’”. Esta fue al parecer una de las visiones de Nostradamus, que decía que los particulares vientos que predominan sobre Ibiza mantendrían los gases nucleares y otros tóxicos alejados, salvando a la isla de la extinción. En cualquier caso, muchos estarán de acuerdo en que Ibiza es un refugio seguro, y posiblemente incluso se parezca al paraíso.


Gracias a José Barral,
Investigador Oriental (josebarral.blogspot.com),
por su ayuda con los textos árabes.